[ad_1]

El perro lo rechazó porque nació sin piernas. Fue arrojado en una caja y olvidado como si fuera un objeto inútil -VIDEO

El perro Narciso (Foto video)
El perro Narciso (Foto video)

Se arrojó en una caja de cartón, como si fuera un elemento innecesario para la basura. ¿Su culpa? El de nacer sin piernas..una triste condición a la que se sumó un inmenso sufrimiento, precisamente por parte de quienes debieron haberla atendido sin reservas. Fue mala suerte lo que le pasó Narciso, una chica peluda que experimentó un dolor muy fuerte que la marcó en su pequeña y dulce alma.

Usted también podría estar interesado en: Perro sin patas enseña bondad a sus alumnos

La perra rechazada porque nació sin piernas, una triste historia de abandono

Mirada triste y esperanzada (Foto video)
Mirada triste y esperanzada (Foto video)

Pasó días llorando en una caja de cartón sin que nadie la viera ni se ofreciera a ayudar. Ella estaba sola en el mundo y todos eran indiferentes a su deseo de afecto y una familia amorosa. La mayoría de los transeúntes tan pronto como la ven, tomaron al cachorro en sus brazos y volver a ponerlo en el recipiente, debido a su problema. Entre ellos, solo uno no se desanimó por su condición, eligiendo apoyar a la chica peluda. Entonces el niño decidió llevarla a un refugio para ayudarlo, haciendo todo lo posible por salvarle la vida. Pero los médicos no estaban seguros de que pudiera salir de allí, ya que su situación era realmente crítica. A pesar de esto, tomó unos días y el perro comenzó a mostrar dioses. signos de mejora, solo con el poder del amor puro y desinteresado.

Usted también podría estar interesado en: Perro sin patas enseña bondad a sus alumnos

Los veterinarios hicieron todo lo posible para mantenerla con vida, brindándole todos los cuidados necesarios. Para el pequeño chihuahua, su tenacidad también fue muy útil y le permitió superar cualquier dificultad. La perrita llamada Daffodil quería vivir y demostró que tenía una gran fuerza de voluntad. Para hacerle realizar su sueño, los médicos pensaron en construirle una silla de ruedas para asegurarle una vida normal. Al principio no fue nada fácil, pero la peluda no perdió la confianza en sí misma, siguió intentándolo hasta lograr su hazaña.

El gatito se cayó muchas veces pero siempre encontró el coraje para levantarse, mostrando todo su coraje. Narciso también encontró una madre adoptiva, Olivia, la voluntaria que se enamoró locamente de ella hasta que decidió llevársela con él. De esta forma, el perro comenzó a vivir una nueva vida en nombre del cariño y la felicidad diaria. Finalmente, el gatito consiguió todo lo que quería. Le enviamos nuestros mejores deseos.