Un hámster que no se mueve lo suficiente puede tener problemas de salud. Descubramos juntos cuáles son los mejores remedios a adoptar.

El hámster no se mueve lo suficiente
(Foto de Adobe)

La prevención es la mejor arma que tenemos para proteger la salud de nuestro amigo de cuatro patas. Dos de los pilares fundamentales de la actividad preventiva son la nutrición y la actividad física; y si un el hámster no se mueve lo suficiente, puede tener varios problemas. ¿Cómo remediar el excesivo sedentarismo del roedor?

El hámster no se mueve lo suficiente: que riesgos corre el roedor

Una alimentación sana y equilibrada, una adecuada actividad física diaria, un ambiente limpio y que cumpla con sus características etológicas, controles periódicos por parte del veterinario: estos son los requisitos fundamentales a cumplir para asegurar un buen nivel de vida a tu amigo de cuatro patas.

Rueda de Hamster
(Foto de Adobe)

Un hámster que no se mueve lo suficiente puede experimentar una variedad de problemas. Es un perro que se muerde la cola, un círculo vicioso del que no es tan fácil salir. Como regla general, si el roedor no realiza suficientes movimientos físicos, algo anda mal; y un estilo de vida sedentario excesivo provocará otros problemas.

El primer efecto, por regla general, es laaumento de peso, con todos los riesgos asociados con los kilos de más. Pero esto no termina aquí; un hámster inactivo es un hámster estresado, apático y potencialmente agresivo. El estrés también puede afectar al cuerpo.

Causas y remedios

El primer paso es estar convencido de que un hámster que no se mueve lo suficiente es un problema; el segundo es identificar las causas.

Adopta un hámster ruso
(Photo Pexels)

Solo comprendiendo el origen de la incomodidad se puede remediar.

He aquí los porque más común que el estilo de vida sedentario del roedor:

  • Entorno de vida inadecuado: todo animal necesita un entorno de vida que se ajuste a sus características etológicas. Incluso el hámster. Y si esto no es adecuado, el roedor puede experimentar estrés. Ciertamente, la rueda no es un accesorio de lujo: sirve para asegurar un ejercicio físico suficiente para el hámster;
  • Entorno insalubre: además de ser suficientemente estimulante, el ambiente también debe estar limpio. No hace falta ni decirlo;
  • Superpoblación: el hámster no va en la rueda? El error no siempre radica no en la conformación de la jaula del hámster, sino en el negocio. Por ejemplo, poner dos machos dominantes en el mismo entorno es un error flagrante. Esto desencadenará una competencia por la comida y el espacio. El hámster sumiso no sólo se subirá a la rueda, sino que tenderá a pasar la mayor parte del tiempo escondido en su guarida, siempre que tenga una disponible;
  • Soledad: es la desventaja del punto anterior. Un hámster acostumbrado a compartir su jaula con otro hámster no puede quedarse solo de repente;
  • SaboresNo a todos los hámsters les gusta la rueda. Si el nuestro entra en esta categoría en particular, siempre podemos intentarlo con túneles, escaleras, árboles en miniatura o, por qué no, sacarlo de la jaula;
  • pereza: cada animal tiene su propia personalidad. Los hámsteres también pueden ser vagos. Hay poco que hacer al respecto. Si a nuestro amigo de cuatro patas simplemente no le gusta moverse, tendremos que afrontarlo. En caso de que sea necesario prestar más atención a otros aspectos, la nutrición primero.