En el mundo existen millones de especies, incluida la especie humana, la cual a comparación de las demás se encuentra por encima por poseer la capacidad de pensar y crear, lamentablemente esas capacidades se ven nulas en muchos seres humanos quienes hora tras hora, día tras día, meses tras meses y años tras años es el propio verdugo de muchos animales, generando que existan más especies en extinción.

Si un animal encuentra su sucesión en y el número de sus especies es reducido comparado a cifras pasadas entonces es considerada una especie en extinción. Muchas son las causas por las que se encuentren consideradas como tal y estas son las cazas, persecuciones y matanzas de animales por el valor de sus elementos que la componen, ya sean carnes, pieles, grasas, colmillos, cuernos o plumas. La caza contaminación y accidentes naturales, son otras de las causas que colocan a las especies en extinción.

En algunos países existen leyes y reglas que prohíben y protegen las especies animales, en donde su uso comercial queda prohibido, entre las diez especies en extinción más reconocidas se encuentran las siguientes:

– El tigre de Siberia: se estima que quedan solo unos 200 ejemplares, su extinción se debe por la caza para obtener su piel.
– El cocodrilo del Nilo: teniendo la misma razón de extinción que el tigre de Siberia.
– El águila imperial ibérica: existen solo unas 150 parejas en libertad.
– La nutria gigante: su piel es el causante de su desaparición, en el territorio uruguayo se ha dado su extinción y quedan unos cuantos centenares en Argentina.
– La tortuga marina: perseguida por coleccionistas y  ofrecida como curiosidad en restaurantes de lujos.
– El lobo marsupial: se cree que su especie ya se encuentre en extinción porque el último ejemplar fue  avistado en la década de los ochenta.
– El gorila de montaña: su captura se ha destinado para parques zoológicos, coleccionistas e institutos de  antropología. Quedan unos 600 ejemplares en las montañas húmedas del continente africano.
– El guacamayo escarlata: importados por grandes cantidades por los Estados Unidos.
– El rinoceronte negro africano: presenta una gran reducción, hacía los años setenta existían 65.000 especies, hoy solo quedan unos 2000 ejemplares.
– El panda gigante: codiciados por su pelaje han sido presos de las cazas, solo quedan unos mil ejemplares en todo el mundo.