AYE AYE

AYE-AYEDentro de las especies de lémures se encuentra el llamado aye-aye, que se distingue de las otras especies por contar con caracteres especiales y únicos. Morfológicamente tiene orejas como las de los murciélagos, una cola como la de las ardillas y sus incisivos son similares a los de los roedores.

Sus manos también tienen características especiales, por ejemplo el tercer dedo de su mano es muy alargado, por eso su adaptación es considerada como especial. Su modo de vida es totalmente arborícola; es decir, que vive en los árboles.

El aye-aye se conoce por ser nocturno, discreto y generalmente solitario, es por esto que se torna difícil de observar. Llega a medir de 75 a 90 centímetros de largo, su peso varía entre los dos y los tres kilogramos; ambos sexos se tornan difíciles de identificar. A diferencia de las otras especies, el aye-aye tiene sólo 18 dientes. Su alimentación está basada en los insectos y en las frutas. Para conseguir su alimento hace uso de sus manos especialmente adaptadas para dicha acción, golpea a los troncos con su dedo alargado, luego ingresa a los agujeros triturando con los incisivos superiores, finalmente desentierra su objetivo con el dedo más grande.

El aye-aye, oficialmente conocido como Daubentonia madagascariensis, vive en Madagascar; es la única especie que pertenece a la familia de los daubentónidos, y al día de hoy se considera como vulnerable ante la extinción por la UICN. Además de ser presa de otros mamíferos, la población local ha tenido mucho que ver para su extinción, y es que el aye-aye es considerado como un animal de mala suerte, además de ser considerado como tener poderes para la brujería según las creencias locales.